¿Y dónde están los ladrones?

¿Por qué se sigue vinculando el deseo de la libertad financiera que aportan las criptomonedas con la delincuencia?